La cultura no está presente en planes de gobierno de candidatos

El Perú es un país multicultural. En el 2010, con la creación del Ministerio de Cultura, se buscó reforzar esta característica nacional en tres áreas: la protección del patrimonio cultural, la gestión de industrias culturales y el fomento de la pluralidad étnica.

Sin embargo, esta cartera no ha sido prioritaria para este gobierno. Así lo evidencia su asignación presupuestal este año, que asciende a S/384 millones (lo equivalente al 0,26% del presupuesto nacional). La Unesco recomienda que alcance al menos el 1%.

MÁS LADRILLOS, MENOS POLÍTICAS
Algunos candidatos presidenciales han incluido propuestas puntuales para fortalecer el rubro cultural hacia el 2021.

César Acuña (Alianza para el Progreso), por ejemplo, plantea un ‘shock cultural’, a través de la implementación de modernos centros culturales en 25 ciudades del país. El candidato Julio Guzmán (Todos por el Perú) ofrece instalar 15 domos para el encuentro de los jóvenes. En tanto, Keiko Fujimori (Fuerza Popular) propone la construcción de un gran recinto ferial. Ninguno de los postulantes explica cuánto costarán estos proyectos.

Generar mayor infraestructura no tiene sentido si esta no se formula bajo un programa integral. Más centros culturales no es sinónimo de más cultura, si no se conocen las necesidades de cada población. A esto se suma el escaso presupuesto, explicó Santiago Alfaro, experto en gestión cultural.

CULTURA Y POBLACIONES
Pedro Pablo Kuczynski (Peruanos por el Kambio) busca crear una red de intercambio cultural entre regiones (programa Puntos de Cultura) y un plan para mejorar la lectura (programa Qillqarimay Perú). Además, propone la modificación de la normativa vigente para fortalecer como institución al Ministerio de Cultura. “Su propuesta considera la inclusión cultural de los pueblos indígenas y plantea la visión integral que requiere el sector. Sin embargo, aún es muy general”, añadió Alfaro.

CUIDADO DEL PATRIMONIO
En octubre pasado, el Congreso derogó el Decreto Legislativo 1198 que permitía la gestión privada de los monumentos arqueológicos del país. Se argumentó en ciertas regiones que dicha norma fomentaba la privatización del patrimonio arqueológico. Tras ello, el Ministerio de Cultura sostuvo que el Estado no tiene los recursos para administrar el extenso patrimonio del país.

Actualmente, se han identificado 19.903 monumentos arqueológicos. Al respecto, los candidatos Guzmán y Kuczynski proponen el desarrollo y actualización de un catastro nacional y un inventario de bienes monumentales. En sus planes de gobierno, sin embargo, no hay una propuesta de carácter similar al Decreto Legislativo 1198.

El patrimonio cultural es un instrumento de desarrollo, además de un activo para el Estado. Con estos bienes, se pueden generar puestos de trabajo e inversión en infraestructura para su cuidado, indicó Alberto Martorell, presidente del Comité Peruano del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos Perú). “No basta con tener un inventario del patrimonio. Faltan planes para ponerlo en valor y que se subsane la falta de consenso con la que se elaboró el D. Leg. 1198”, dijo.