Contraloría inició supervisión a Hospitales de atención COVID-19 en Ancash

Verifican capacidad y prestación de servicio de salud  en hospital Víctor Ramos Guardia y Eleazar Guzmán Barrón

Auditores de la Contraloría General  de la República iniciaron la supervisión de los establecimientos de salud habilitados para atender a pacientes infectados con coronavirus en la región Áncash, con la finalidad de verificar la capacidad y prestación del servicio de salud, en el marco del control concurrente a la emergencia sanitaria Covid-19.

Un equipo conformado por tres auditores, provistos con implementos de protección personal, visitó las instalaciones del hospital Víctor Ramos Guardia, en la provincia de Huaraz en donde verificaron, entre otros aspectos, el funcionamiento del área de triaje, la disposición de los profesionales de la salud, las condiciones y protocolos de traslados de pacientes en ambulancias y el equipamiento biomédico.

Lo mismo se hará en el hospital Regional  Eleazar Guzmán Barrón de Nuevo Chimbote que atiende a los pacientes COVID 19 de la zona costa de la región en la que se ha reportado el  mayor número de infectados.

Durante el recorrido, los auditores comprobaron que el establecimiento de salud aun se encuentra en proceso de implementación y adecuación de su capacidad de respuesta para atender casos de coronavirus, no obstante reconocieron los esfuerzos del personal de salud para responder ante la emergencia sanitaria.

Los resultados del operativo permitirán conocer la capacidad de respuesta de los principales establecimientos de salud de la región ante la presencia de casos de coronavirus, de manera que se identifiquen oportunidades de mejora que contribuyan a reforzar la capacidad y eficiencia en la prestación de los servicios de salud, por ello los hechos observados  serán comunicados oportunamente a los directivos del hospital y al Ministerio de Salud a fin de que adopten las medidas correctivas.

La Contraloría General emitirá un informe de orientación de oficio a cada establecimiento de salud con las situaciones adversas identificadas. El titular de la entidad tendrá un plazo de diez días para elaborar un Plan de Acción donde establezca las medidas y los plazos para superar las observaciones encontradas.