Israel le cierra las puertas al prófugo Alejandro Toledo

Un nuevo revés ha sumado el ancashino expresidente Alejandro Toledo, sobre quien pesa una orden de captura internacional desde el viernes último por el escándalo del presunto cobro de coimas por 20 millones de dólares a la empresa Odebrecht, para concesionar los tramos I y III de la carretera Interoceánica

Ayer se conoció que Israel no permitirá la entrada a ese país del prófugo exmandatario, de acuerdo a información propalada por las agencias Efe y Reuters, que citan al vocero de Exteriores, Emmanuel Nahshon.

“El señor Alejandro Toledo podrá entrar en Israel únicamente cuando ponga en orden sus asuntos en Perú”, dijo el vocero oficial.

La posible llegada del líder chakano era esperada ayer en el aeropuerto Ben Gurión, en las afueras de Tel Aviv, en un vuelo de la compañía United Airlines (UA) procedente de San Francisco, Estados Unidos.

NO ESTABA EN VUELO. El vuelo UA 954 tenía previsto aterrizar a las 20.11 hora local (13.11, hora peruana), aunque según el programa de llegadas del aeropuerto, lo haría con una hora de retraso.

Sin embargo, ayer por la tarde se confirmó que el expresidente Alejandro Toledo no arribó a Israel.

“No sé si está o no en el avión, pero a los efectos es irrelevante”, había dicho inicialmente el vocero Nahshon al reiterar que “no se le permitirá la entrada”.

Pero horas después, a las 3.12 de la tarde, el mismo alto funcionario del gobierno israelí se encargó de confirmar desde su cuenta de Twitter que el expresidente peruano no se encontraba en el avión que aterrizó en el aeropuerto de Ben Gurión, procedente de San Francisco.

ISRAEL SIGUE EL CASO. Las instituciones diplomáticas y judiciales israelíes siguen el caso del expresidente peruano desde que Lima alertó a Israel de que podría tratar de llegar a este país, dada la nacionalidad israelí de su esposa Eliane Karp.

Además, Israel sería un refugio ideal para el expresidente y su mujer porque este país no tiene un acuerdo de extradición con Perú.

Ello no impidió, sin embargo, que en 2013 Israel solicitara a Lima la extradición de un juez, Dan Cohen, por delitos de soborno de la empresa alemana Siemens a la Compañía Eléctrica israelí.

Nuestro país aceptó la extradición después de numerosos esfuerzos diplomáticos y judiciales, lo que pone ahora a Israel en una situación complicada.

Fuentes del Ministerio de Exteriores que pidieron el anonimato reconocieron a Efe que la entrada de Toledo pondría a Israel en “serios aprietos”, en particular por un “asunto de reciprocidad judicial y diplomática”, pero también porque dejaría al país “en medio de una polémica” de alcance transnacional.

MÓVIL ACTIVADO. A media tarde, Efe también había constatado que el móvil privado del exjefe de Estado seguía abierto y en zona de cobertura, indicio de que quizá no haya subido al avión.

El ministro del Interior, Carlos Basombrío, informó ayer que la justicia estadounidense requirió a Perú mayor documentación para proceder con la detención de Toledo, y precisó, en declaraciones al Canal N, que no se tiene certeza de que el exmandatario se encuentre aún en Estados Unidos.

DEPENDE DE CADA PAÍS. Basombrío también aseguró que pese a que la orden de captura internacional sí existe, ejecutar la medida contra el expresidente Alejandro Toledo depende de cada país en el que se encuentre.

“Las hay (orden de captura y ofrecimiento de recompensa contra Toledo). Ejecutarlas depende de cada país. Nosotros no podemos imponer nada a las autoridades de los USA”, indicó Basombrío en su cuenta de Twitter.

El titular del Interior publicó esta declaración en la red social luego de que circulara la información de que el exjefe de Estado se encontraba en San Francisco, Estados Unidos.

DISCREPANCIAS. De otro lado, Paolo Aldea, abogado del expresidente Alejandro Toledo, pone en duda el seguimiento de su trabajo hacia su defendido por una doble persecución que se hace por Odebrecht y el caso Ecoteva.

Aldea, en una entrevista con un diario local, mencionó su molestia porque la estrategia que ha formulado para su cliente, es decir la prescripción del delito de tráfico de influencias, no ha sido utilizada hasta el momento. “Me preocupa que la estrategia que yo formulé no sea utilizada finalmente en la apelación, me preocupan los cambios en improvisación”, indicó en alusión a Heriberto Benítez.

F.diariocorreo.pe