Áncash: Muere la bebé que fue arrojada a un silo en Casma

Los esfuerzos de los médicos del hospital regional Eleazar Guzmán Barrón por salvarle la vida fueron en vano. La mañana del domingo falleció en este nosocomio de Áncash la bebé que fue arrojada en el interior de un silo plagado de heces, de más de dos metros de profundidad, en la provincia de Casma.

Luego de cuatro días de permanecer internada, la recién nacida no pudo superar la infección generalizada que contrajo debido al contacto con la gran cantidad de excremento que tenía el pozo ciego, ubicado muy cerca del río Sechín, en el asentamiento humano Virgen de Fátima, en Áncash.

Voceros del hospital de Áncash indicaron que la bebé murió el domingo a las 10.20 de la mañana en medio del total abandono de sus familiares. Pesaba apenas 1.3 kilos y pese a las reiteradas veces que la asearon, continuaba oliendo a heces.

La pequeña permanecía internada en la Unidad de Cuidado Intensivos Neonatal, donde los médicos de Áncash hacían denodados esfuerzos por salvarle la vida.

“Fue tan corta y dolorosa su existencia que no alcanzó a tener un nombre”, dijeron voceros del hospital de Áncash.

Como se sabe, la pequeña fue hallada la tarde del jueves último por los moradores del asentamiento humano Virgen de Fátima, en la ciudad costeña de Áncash. Ellos informaron que la madre habría buscado botar a la menor al río Sechín, pero como se encontraba seco la arrojó al pozo ciego.